Tratamientos para el sistema digestivo

Gastroenterología

La gastroenterología se centra en las causas, la prevención, el diagnóstico y el tratamiento de las enfermedades del sistema digestivo. Los órganos del sistema digestivo incluyen esófago, estómago, intestino delgado, colon y recto, páncreas, vesícula biliar y vías biliares. Los pacientes que sufren problemas del sistema digestivo pueden manifestar síntomas que incluyen:

  • Dolor abdominal
  • Reflujo ácido o acidez estomacal
  • Sangre en las heces o en el vómito
  • Hinchazón o gases
  • Constipación
  • Diarrea
  • Dificultad para tragar
  • Indigestión
  • Náuseas y vómitos

En Summerlin Hospital Medical Center, hay una amplia variedad de exámenes y procedimientos disponibles para diagnosticar y tratar problemas digestivos.

Colonoscopia

Durante una colonoscopia, el médico examinará el interior de todo el colon y el recto para detectar pólipos, pequeños crecimientos que pueden convertirse en cáncer con el paso del tiempo. El médico introduce un colonoscopio (un tubo delgado, flexible, hueco y con luz que tiene una pequeña videocámara) dentro del colon y envía imágenes a una pantalla de televisión.

Se infla el colon con pequeñas cantidades de aire para mantenerlo abierto y permitir que el médico pueda ver con claridad. El examen dura aproximadamente 30 minutos. Por lo general, se administran medicamentos a los pacientes para ayudarlos a relajarse y dormir durante el procedimiento.

Sigmoidoscopia flexible

Durante una sigmoidoscopia, un médico examina de cerca la parte inferior del colon y el recto en busca de signos de cáncer o pólipos. Debido a que el escopio utilizado es solo de aproximadamente dos pies de largo, el médico puede ver el recto completo pero menos de la mitad del colon con este examen. El médico utiliza un tubo fino (aproximadamente del grosor de un dedo), flexible, hueco y con luz que tiene una cámara de video diminuta en el extremo, llamada sigmoidoscopio. El sigmoidoscopio se introduce suavemente dentro del colon y envía imágenes a una pantalla de televisión. Se infla el colon con pequeñas cantidades de aire para mantenerlo abierto y permitir que el médico pueda ver con claridad.

La remoción de pólipos puede ayudar a prevenir el cáncer colorrectal desde antes de que aparezca. Los tipos de cáncer que son detectados en etapa temprana, a pesar de ser pequeños y que aún no se han diseminado, son más fáciles de tratar. De acuerdo con la American Cancer Society, nueve de cada 10 personas que padecen de cáncer de colon que ha sido detectado en una etapa temprana, estarán vivas cinco años después. Muchas vivirán un tiempo de vida normal.

Endoscopia digestiva alta

La endoscopia digestiva alta permite a su médico examinar el revestimiento del tracto gastrointestinal superior, el cual incluye el esófago, el estómago y el duodeno, y ayuda a evaluar los síntomas del dolor abdominal superior, náuseas, vómitos o dificultad para deglutir. Es la mejor prueba para encontrar la causa de sangrado del tracto GI superior. También es más preciso que los rayos X para detectar inflamación, úlceras y tumores del esófago, estómago y duodeno. El médico usa un tubo flexible delgado denominado endoscopio, que cuenta con su propia lente y fuente de luz, y mira las imágenes en un monitor de video.

Su médico puede usar la endoscopia digestiva alta para obtener una biopsia y distinguir entre tejidos (cancerosos) benignos y malignos. Las biopsias se realizan para muchas razones, y su médico puede solicitarle una incluso si no hay sospecha de cáncer. Por ejemplo, su médico puede usar una biopsia para hacer una prueba de Helicobacter pylori, la bacteria que causa úlceras.

La endoscopia digestiva alta se usa para tratar enfermedades del tracto gastrointestinal superior. Su médico puede pasar instrumentos a través del endoscopio para tratar directamente muchas anomalías; esto le causará poco o nada de malestar.

Ultrasonografía endoscópica

La combinación de endoscopia y ultrasonido, llamada ultrasonografía endoscópica, permite que los médicos examinen "microscópicamente" los tejidos dentro y alrededor del tracto digestivo. Como en el caso de una endoscopia, el EUS utiliza un tubo flexible llamado endoscopio para fotografiar y grabar en video los órganos internos. El EUS es similar a una endoscopia normal, aunque demora más tiempo porque es más precisa y hay más detalles para que el médico examine e interprete. La alta frecuencia del EUS revela el grado total de anomalías no detectables a través de la mayoría de los demás medios, incluida información esencial para un diagnóstico preciso y una atención óptima.

Colangiopancreatografía retrógrada endoscópica

La colangiopancreatografía retrógrada endoscópica (CPRE) es una técnica especializada que se usa para estudiar las vías biliares, los conductos pancreáticos y la vesícula biliar. Los conductos son rutas de drenaje; los canales de drenaje del hígado se llaman bilis o conductos biliares. El conducto pancreático es el canal de drenaje del páncreas.

Durante una CPRE, su médico introducirá un endoscopio a través de su boca, esófago y estómago hasta llegar al intestino delgado. Luego de que el médico encuentre la apertura común a los conductos del hígado y el páncreas, llamada papila duodenal mayor, pasará un delgado tubo plástico llamado catéter a través del endoscopio y dentro de los conductos. Su médico inyectará un líquido de contraste en los conductos pancreáticos o biliares y tomará rayos X.

Broncoscopia

Una broncoscopia es un procedimiento mínimamente invasivo que se usa para ver las vías respiratorias de un paciente, incluyendo la garganta, la laringe, la tráquea y las vías respiratorias inferiores. La broncoscopia también puede usarse para ayudar a diagnosticar enfermedades pulmonares. En este procedimiento, se introduce un broncoscopio por la boca o nariz, que pasa por la tráquea hasta llegar a los pulmones. La prueba también puede detectar infecciones, cáncer y otras afecciones.